ACTIVIDAD PROGRAMADA PARA EL DÍA 9 DE DICIEMBRE E IMPARTIDA POR TANIA RADA

 

¿Por qué necesitaría un músico hacer yoga?

Se me ocurren numerosos beneficios que le podría aportar, pero seré muy selectiva en mi elección.

1) Control postural. Evitemos los dolores físicos.

Tener una buena postura evita dolores corporales. Estoy segura que un músico podrá emocionar mucho más con su música si al hacerlo no siente ningún dolor físico.( si lo sientes después significa que también lo sentías durante aunque no fueras “consciente” de ello).   Si “el tiempo” es el problema, se pueden introducir pequeñas rutinas para el día a día, (que alivien la espalda, cuello, hombros y muñecas que son las partes que más se resienten en los trompistas) para antes de los conciertos y para después.

 

2) Fortalecer los músculos.

En muchas ocasiones el dolor viene por una falta de fuerza muscular. No debemos olvidar que la trompa pesa 3,5kg aproximadamente…Necesitas que tus brazos, espalda y cuello sean los suficientemente fuertes como para que tiren la trompa hacia ellos y no a la inversa.

3) Evitar lesiones o dolores físicos que nos impidan tocar relajados.

Somos seres“ asimétricos”.. Utilizamos más un lado del cuerpo que otro. En el caso del trompista esto se acentúa. Las asimetrías obligan al cuerpo a contra restar y ello provoca malas posturas, dolores y posteriormente lesiones muy difíciles de reparar.

4) El estrés “físico”.

Hay ciertos músculos que acumulan mucha tensión con el estrés. Conseguir relajarlos con unos sencillos estiramientos antes de una audición permite eliminar gran parte del estrés físico.

Yo utilizo el yoga como vehículo para hacer un viaje introspectivo que nos lleva a conocernos. (https://mad4yoga.com/como-el-yoga-puede-ayudarte-para-alcanzar-tus-suenos/)  Es una puerta a la “consciencia” que empieza con algo tan tangible como es el cuerpo. Nos percatamos de lo poco que lo controlamos y sabemos de él. Ese es el primer paso para advertir que vamos todo el día con un piloto automático… y, para poder cambiar algo, primero hay que ser consciente de que lo haces, o piensas o lo practicas…Es como un “tic”..Si no eres consciente , por ejemplo, de que levantas las cejas al hablar…nunca podrás dejarlo de hacer…..¿no?

Una vez abierta la puerta a las “consciencia corporal” y de que nos movemos con un piloto automático somos capaces de pararlo y empezar a controlar nuestros movimientos y a mejorarlos.

TALLER MINDFULNESS